POLLO VIVIO SIN CABEZA 18 MESES

Todo parecía normal un 10 de septiembre de 1945, cuando el granjero Lloyd Olsen fue a buscar un pollo para la cena y escogió a uno de los más cebados. Levantó el hacha con cuidado intentando dejar la mayor parte del cuello posible -la zona que más le gustaba a su suegra- y le cortó la cabeza. Tras ser decapitado, el pollo dio unos pasos y se fue al corral con las demás aves. Mike agitaba sus plumas e incluso intentaba esconder lo poco que quedaba de su cabeza bajo el ala. También quiso piar aunque el único sonido que podía emitir era un leve gorjeo procedente de su esófago abierto. A la mañana siguiente el granjero se quedó maravillado al verlo vivo. Comenzó a alimentarlo y darle de beber con una pipeta. Tras una semana seguía vivo, el granjero lo llevó a Salt Lake City para que fuera estudiado por los científicos de la Universidad de Utah. Le explicaron que el golpe le había dejado intactas la yugular, gran parte del cerebro y un oído. Así la hemorragia se detuvo, y si se le da de comer manualmente, a través de la abertura, el animal podría vivir durante un tiempo. ‘Mike’ se alimentaba de granos de maíz y leche, a lo que fue ganando peso. De poco más de un kilo pasó a los 3,5 en apenas unos meses. Olsen comprendió que podría beneficiarse si lo exhibía por todo el país presentándolo como un auténtico milagro. Se pagaban más de 25 centavos por verlo correr y observar su cabeza flotando en un frasco de formol. Llegó a ganar 4.500 dólares al mes.
GRACIAS A NOTICIASCURIOSAS.COM

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s